Mismos objetivos, nuevas herramientas.

Son las 6:30h de una estupenda mañana de mayo y Mario llega en su destartalado Renault 5 rojo. Como cada fin de semana hoy vamos a hacer una estación de muestreo y catalogación de plantas silvestres en tierras de Valladolid. Estamos preparando nuestra primera publicación que llevará por título Flora silvestre de Valladolid.

La cierto es que no hay mucha bibliografía que presente la riqueza botánica de estos territorios,  incluso vamos encontrando plantas nunca antes citadas dentro de la provincia.

Hoy estamos en los Montes Torozos y llevamos varias horas recorriendo y recogiendo algunas plantas en torno al embalse de la Espina. El sol aprieta y ya toca regresar adonde hemos dejado el coche y buscar una buena sombra. Mario abre el maletero y allí aparece nuestra biblioteca de campo, un cajón de madera en el que se ordenan todo tipo de libros de botánica, la mayoría de ellos guías de campo traducidas del inglés y, como no podía ser de otra forma, las claves de determinación del francés Gaston Bonnier y las recientemente publicadas de Miguel García Rollán. En total 30 kg de material impreso que sábado trás sabado toca cargar, desordenar para su consulta, volver a ordenar y volver a descargar ya en casa.

Como algunos habréis sospechado, estoy hablando de hace 25 años. Tiempos inolvidables por muchos motivos y uno de ellos, ese contínuo acudir a los libros en busca de referencias que nos ayudasen a clasificar algunas de las plantas que íbamos encontrando.

Mucho tiempo y algunos libros publicados más tarde, la tecnología pone hoy a nuestro alcance toda una serie de posibilidades en el acercamiento del saber a nuestro bolsillo. Me refiero a intenet y todo lo que ello significa, a nuevas formas de edición y publicación que van desde los libros electrónicos a las aplicaciones para teléfonos y tabletas.
Quién nos iba a decir hace unos pocos años que aquel cajón-biblioteca de campo iba a caber, junto a otros muchos títulos, en un pequeño dispositivo de bolsillo. ¡Una biblioteca siempre a mano!

 

Apps biblioteca Botánica libro electrónico Libros


3 Comentarios

  1. 1300gr dice:

    el futuro! sin duda! vivan las app!

  2. Mario Rodríguez Rivero dice:

    Aunque me encuentro feliz en mi Galicia, a veces se me despiertan añoranzas por determinadas vivencias del pasado. Hoy ha sido uno de esos momentos, ya al leer esas líneas has conseguido hacerme revivir una etapa de mi vida que me produce una auténtica “morriña”.

  3. nemoral dice:

    Saludos Mario,
    ya ves. de aquellos polvos vienen estos lodos. Los buenos momentos siempre permanecen, y nos alientan, sin duda.

Dejar un comentario.