En mayo publicamos la guía

Hace algo más de 2 años lanzamos a través de las plataformas digitales de iOs y Android nuestra App para smartphones y tablets MARIPOSAS DE PALENCIA. Han sido muchos los que nos han ido preguntando si habíamos pensado editarla en forma de libro y, si así era, cuándo lo haríamos. Pues bien,  en mayo tendremos disponible la guía 50 MARIPOSAS DE PALENCIA, dedicada en este caso al territorio de la Montaña Palentina, y queremos pedirte que te hagas partícipe de su edición. ¿Cómo?: entra en www.mariposasdepalencia.com y encontrarás toda la información para conseguir la guía.

“A lo largo de los últimos años ha habido un importante declive en las poblaciones de mariposas, algo que se puede constatar a partir de los diferentes estudios y recogida de datos que se ha hecho desde 1981. Este declive tiene que ver con la pérdida de vida salvaje en gran parte de la Península Ibérica, igual que en el resto de Europa. Esta pérdida de biodiversidad a nivel general se debe en gran medida a las importantes transformaciones que el hombre ha hecho en el medio provocando una reducción y fragmentación de los hábitats salvajes. También los cambios en los usos agrícolas tradicionales, la mecanización del campo y el exceso de productos químicos utilizados para mejorar nuestras cosechas, han tenido algo que ver con estos problemas. Paralelamente las respectivas administraciones han intentado dar solución a esta problemática. Así la riqueza natural de la Montaña Palentina, con especies emblemáticas como el oso, importantes bosques y una elevada biodiversidad vegetal y entomológica vio como una buena parte de su territorio era protegida con el declarado Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina. Bajo esta medida de protección se intentó interrumpir el deterioro de los hábitats y la fragmentación de los mismos, motivos fundamentales de la desaparición de numerosas especies, entre las que se incluyen muchas de las mariposas diurnas de esta zona, algunas sumamente amenazadas, incluso extintas en otras áreas, como la apolo (Parnassius apollo) o la hormiguera oscura (Phengaris nausithous), y numerosos endemismos como Agryades pyrenaicus asturiensis, Colias phicomone juliana, Erebia cassioides buronica y otras muchas, las cuales encuentran aquí un lugar ideal para su supervivencia.

 www.mariposasdepalencia.com

La conservación de diferentes hábitats como los prados de siega, cervunales, praderas alpinas, turberas, las comunidades de megaforbias, robledales, hayedos, saucedas, canchales… es imprescindible para la conservación de la entomofauna y flora de la Montaña Palentina, pero no sólo es fundamental la conservación de cada uno de estos ecosistemas, sino la conservación de todos ellos unidos, pues sólo de ese modo se perpetuarán numerosas especies vegetales íntimamente ligadas a la conservación de las mariposas tanto por ser su plantas nutricias durante su período larvario, como por suministrar alimento en forma de néctar a los adultos. Y sólo de este modo se puede evitar la continua fragmentación de hábitats en los que la construcción de infraestructuras podrían originar pérdidas irreparables. A nivel más familiar, la conservación de los pequeños huertos, la agricultura y ganadería tradicional, con la siega de prados y el desbroce parcial de algunas áreas boscosas también colaboran a que ciertos ambientes no invadan y anulen otros, manteniendo el equilibrio casi natural en el que la mano del hombre ha creado algunos paisajes en los que plantas e insectos se hallan actualmente tan sumamente adaptados y establecidos, que la pérdida de los mismos podría originar un rápido declive de las poblaciones de numerosos licénidos, ninfálidos y otros.

Finalmente podemos concluir agradeciendo la apuesta de las gentes que viven en estas áreas, gente arraigada y trabajadora que sigue basando en el campo parte de su economía mediante el mantenimiento de su ganadería, el uso de pequeñas huertas y una explotación racional de la leña y madera de sus bosques, usos todos ellos compatibles y necesarios con la conservación de nuestras mariposas, no en vano de las 232 especies de lepidópteros diurnos que viven en la Península Ibérica, al menos 138 especies vuelan en la Montaña Palentina”.

                                                                                                                                                                                                                                                                                         Luis Óscar Aguado


Dejar un comentario.